Ideas & consejos

Si su alfombra puede soportar mucha humedad, puede lavarla en la lavadora para limpiarla a profundidad.
Si su alfombra es más grande, puede usar una manguera, limpiador de alfombras y un cepillo para fregar. En caso de no tener limpiador de alfombras, un detergente suave para platos puede servir.
Es preferible lavar su alfombre en un día cálido y soleado, con poco viento y al aire libre. No lave la alfombra sobre el césped, ya que el jabón puede dañar las plantas.

Humedezca bien la alfombra y mezcle una pequeña cantidad de jabón o limpiador de alfombras con agua tibia. No use agua caliente, ya que esto puede hacer que su alfombra se encoja.

Pruebe la mezcla en un rincón de la alfombra para asegurarse de que no afecte al color. Deje reposar durante unos minutos y luego eguaje con abundante agua. Si el color no se destiñe, se puede limpiar toda la alfombra sin ningún problema.

Fregar la alfombra suavemente con un cepillo hasta hacer espuma con la mezcla. Deje que el jabón se asiente sobre la alfombra durantes unos minutos y luego enguaje por completo con agua.

Aseguresé de enguajar muy bien el jabón y u el agua de escorrrentía sea limpia.

Enrolle su alfombra y coloquela en posición vertical durante unos minutos para eliminar cualquier exceso de agua.

Para que se seque, desenrolle la alfombra y coloquela completamente plana. Una vez que la parte superior esté seca, voltee la alfombra para secarla por ambos lados. Esto puede llevar varios días, por lo que es posible que deba trasladar la alfombra a un garaje o un lavadero grande para que se seque por completo. La alfombra estará seca cuando no pueda sentir la humedad cuando introduzca los dedos en la alfombra. Las fibras pueden estar un poco crujientes al principio, pero se ablandarán con el tiemo.

Verifica la etiqueta de cuidado: Es importante leer la etiqueta que viene en su alfombra para saber si esta requiere de cuidado especiales para la limpieza. Las alfombras persas, antiguas y de otras fibras delicadas deben ser dejadas en las manos de un profesional. Estas alfombras tienen costos altos y, a veces, son imposibles de reemplazar, por eso es preferible invertir más en la limpieza por parte de un experto, para evitar daños posteriores.

Indentifica cuando limpiarla: La mayoría de las alfombras se pueden mantener en un buen estado aspirandolas frecuentemente y con la limpieza de manchas según sea necesario, pues todas las alfombras, sin importar el material del cual esten hechas, son creadas para vivir en el piso. Cuando su alfombra comience a oler un poco raro o su aspecto se torne desgastado, probablemente ya sea momento de limpiarla.

Sacúdela: Elimina el polvo y suciedad que se hayan acumulado en la alfombra. Comience sacando la alfombra al aire libre y agitela muy bien. Puede utilizar también el método antiguo de colgar la alfombra y golpearlacon una escoba o raqueta. Esto funciona bastante bien para alfombras de pelo más largo, ya que las aspiradoras tienen dificultades para sacar la suciedad entre las fibras.

Aspire ambos lados: Para eliminar cualquier resto de polvo y suciedad, aspire ambos lados de la alfombra, una vez ya la haya sacudido bien.

No hay un elemento de diseño que tenga tanto poder para transformar por completo una habitación, como una alfombra. Por esa razón es importante brindarle mantenimiento ya que, desde el tráfico peatonal, los derrames de comida, las manchas, la suciedad y las mascotas, pueden hacer que su amada alfombra reciba una paliza.
Le mostraremos varios métodos para limpiar su alfombra favorita. Es importante seguir los pasos adecuados para asegurarse que su alfombra dure años. Si estos métodos no funcionan, recomendamos que se comunique con un limpiador profesional de alfombras.

El tamaño ideal para una alfombra, cambia dependiendo de la habitación y de los difrentes diseños de muebles. Para determinar el tamaño correcto debes medir tu habitación con cuidado y usar una guía de ubicación. Una buena regla general de medición, es mantener un minimo de 12 a 24 pulgadas entre los bordes de la alfombra y las paredes.

No. Si tiene varias alfombras en su casa, no es necesario que todas coincidan. Piense en las alfombras como obras de arte en el sentido de que desea una variedad en toda su casa. Sin embargo, si se ven varias alfombras desde un lugar de su casa, los colores deben complementarse entre sí.